domingo, 7 de diciembre de 2014

Hermosa Pelirroja de gafas negras

Todavía sigo pensando en ella: la soñé esta madrugada; soñé con su larga cabellera roja, el pelo recogido, sus grandes gafas negras, su piel blanca, con sus labios. Había un gran vidrio que nos separaba, talvés era un bus de transporte público, debía llevar una chaqueta negra, nos vimos por un momento y ella se despidió con la mano.

Si ella, sigue allí en mis pensamientos, esa chica hermosa que se fue sin avisar, sin decir nada ¡Maldita sea! No alcazamos a salir juntos cuando ya hasta sueño con ella. Se fue, como muchas, como otras, y yo aquí con otra añorando lo que pudo haber sido y no fue. ¿Será mi Destinito Fatal? En fin.

Me gusta encontrarte, Hermosa, me encanta que te metas en mis sueños, me fascina que me persigas en mi inconsciente, me gusta que me busques, "encuéntrame allí donde todo es gris y no se sufre" y estaremos juntos en la Fraternidad del Espíritu. Besémonos abrazados bajo la lluvia, en la noche, allí donde nada importa, donde nada duele, donde la luz es más fuerte, donde está el Fuego, donde el Universo infinito goza en una danza cósmica, donde finalmente nos hemos encontrado después de habernos perdido tanto, allí, en donde finalmente está la Felicidad. Aunque solo sea en mis sueños, métete allí y hagámonos felices, aunque solo sea allí, (aunque ojalá no fuera solo allí) ¡Hermosa!

No hay comentarios.: