miércoles, 31 de agosto de 2016

La Santa Fe

Anoche, rojos pensamientos taladraban mi mente
Y volví sin resistencia al caótico torbellino
Donde la muerte se mimetiza en vana diversión
Y allí, erráticamente, se perdía mi simiente

Espíritus mudos me gritaban en la sombra
Y yo, inerme, obedecí como un autómata
Llevado por oleadas de negra sensualidad impúdica
Buscaba en vano un erotismo de drogata

Arrastraba mi atonía por ruidosas calles
Y extraviado trepé montes carmesíes
Un errante me apretó la mano y dijo
-Un correcto pensar, es un correcto actuar-
Y desapareció como una nube gris

Recusé y seguí deslizándome indeciso
Me embriagaba con infaustos cigarrillos
Hasta ver la luz del día que nacía amenazante
Y las sombras cobardes se fugaban
Esperando nuevamente las tinieblas de la noche

Y salir a asolar el mundo nuevamente
Esperaban pérfidos espectros
Hasta la cruel y lunar noche
En este priorato maldito
Llamado de la Santa Fe

No hay comentarios.: