viernes, 4 de noviembre de 2016

¿Donald Trump ganará la presidencia de Estados Unidos? PARTE II

Donald Trump, elegido cuadragésimo quinto presidente de EE.UU.
Presidente Donald J. Trump
—Profesor, ¿pero yo quiero que usted me responda quién de los dos candidatos cree que va a ganar?

La conversación sobre las elecciones presidenciales en Estados Unidos continuó el siguiente jueves dentro del mismo acalorado debate sobre quién será el nuevo inquilino de La Casa Blanca y sobre los destinos de la humanidad. Diana, la nueva integrante a las tertulias del profesor Ambrosio, era insistente y no se rendía. Quería ante todo que el profesor le respondiera y le diera un nombre.

—Como les dije la vez pasada, no hay mucha diferencia entre ninguno de los dos. Saber quién va a ganar no tiene la menor importancia. Solamente hay una diferencia de tiempo, no de nombres. No hay tal cosa como "la suerte está echada" si gana este o aquel, yo no lo diría así. Pero ciertamente el mundo va hacia una dirección que parece irreversible. Si quieres oir un nombre, te digo que Trump ya ganó la presidencia de Estados Unidos. 

Los demás abrieron los ojos casi al unísono al escuchar la categórica declaración del Profesor. Las Elecciones debían ser el siguiente martes y era imposible conocer los resultados antes de esa fecha, por lo que todos estaban sorprendidos y confundidos. Alguien se atrevió a preguntarle no sin temor,

—Profesor, pero si las elecciones son hasta el próxima martes, ¿por qué dice que Trump ya ganó?. 

—Muchachos, ¿es que no lo entienden? ¿no son capaces de ver los signos? ¿no comprenden la gravedad de lo que sucede? Somos privilegiados, ustedes y yo, porque, como pocas veces en la Historia, podremos presenciar un cambio en el esquema de Poder Mundial. Estamos justo en ese momento de coyuntura. Un momento que coincide con esta etapa de confusión, de ceguera, de paradojas y contradicciones por todas partes y a todos los niveles. Podriamos citar el Bhagavad Gita cuando afirma que todas las castas serán mezcladas. El sólo hecho de que Donald Trump esté tan cerca de lograrlo, cuando todos estabamos "seguros" de que sería tumbado en lona en el Primer Round, es un hecho profundamente sintomático. Trump es la demostración, y sólo la punta del iceberg, de un sistema terriblemente enfermo y en pleno desajuste. Los miedos más terribles y más absurdos de la sociedad norteamericana, se asoman y se proyectan sobre los inmensos ventanales de la Trump Tower (para seguir con los simbolismos). Es por eso que Trump ya ganó, o dicho de otro modo, el miedo va ganando esta partida de ajedrez. Gane quien gane los miedos fundamentales de la sociedad norteamericana proyectados en Donald Trump, están en pleno furor. Trump es el inconsciente colectivo social, el máximo Ego de los Estados Unidos de Norteamérica representados en una sola persona. Por eso es tan odiado y alabado en su propio país.

Todos escucharon atentos y nadie se atrevió a preguntar más.

No hay comentarios.: